Comentar - Hebreus 4 - VERSÍCULO 1